Errores de la mujer bailando salsa

Algunas cosas que la mujer debe evitar cuando está aprendiendo a bailar salsa.
¿Y qué hace la mujer aprendiendo a bailar salsa?

Os hablaba en otra entrada de algunos fallos que yo veía de forma habitual en los hombres al bailar salsa y en especial en la fase de aprendizaje.

Veamos hoy qué errores he observado en la mujer. Estos son algunos de ellos:

  1. Exceso de sentido del ridículo: al principio son muchas las chicas que no bailan a gusto porque se ven ridículas y piensan que les queda mal el movimiento. Y es justo eso lo único que puede hacer que no resulte bonito. Si te mueves con miedo porque te da vergüenza, no resultará natural. Olvida tu sentido del ridículo. Y sobre todo, crece. No encojas tus brazos porque crees que lo haces mal, ni dejes caídos tus hombros, ni mucho menos arquees la espalda hacia delante mientras bailas. Algo tan simple como enderezarte, mirar al frente y sonreír, aunque el paso no te salga, te harán ganar muchísimo.
  2. La negatividad: recuerdo que en clase, mi profesor de salsa Pedro, decía que negar con la cabeza era un movimiento que provocaba cortocircuitos en tu cerebro que te impedían aprender y hacer las cosas bien. En cambio, si hacías el gesto de afirmar, tus sesos funcionaban mucho mejor. Era una forma divertida (claro que él lo contaba con mucha más gracia que yo) de hacernos ver que la actitud negativa no servía para nada. Con frecuencia las compañeras en clases de salsa, se agobian y empiezan a repetir cansinamente que la figura no les sale o que no son capaces de bailar. Al final, se lo acaban creyendo, aunque la realidad sea muy distinta y lo hagan mucho mejor de lo que piensan. Sé positiva. Bailar es difícil, pero para esos has venido a clase, para aprender. No puedes pretender salir bailando al primer, ni al segundo ni al tercer día. Se aprende a bailar repitiendo los pasos durante muchos días, meses y años. Asume que estás en fase de aprendizaje y que los errores forman parte del mismo.
  3. El rol dominante: te guste o no, como montones de veces explica mi profesor de salsa Antonio, la salsa es un baile en el que manda el hombre. Si no quieres que te gobiernen en el baile, apúntate a sevillanas, a funki, a danza del vientre… Pero si es salsa lo que has elegido, tendrás que aprender a dejarte conducir por tu pareja. El rol dominante en este baile lo asume el hombre. A diario veo compañeras muy “mandonas” que llevan a su pareja masculina, en lugar de al contrario. Esto acaba generando conflictos y haciendo que bailar con la chica sea muy difícil. Es el hombre quien tiene que marcar las figuras y el siguiente paso. Una de las cosas más complicadas que tiene que aprender la mujer en salsa es dejarse llevar, “adivinar” qué quiere el hombre, prever qué puede venir a continuación. Pero ella nunca puede llevarle a él.
  4. La trampa del cangrejo: otro error muy corriente que veo es el de las chicas que, sobre todo al principio y por miedo a caerse, aprietan muy fuerte las manos del hombre. Mi amigo Antonio las amenaza con pegarles los dedos con cinta adhesiva para que así no puedan apretar. Simple, pero efectivo… Si sujetas demasiado fuerte las manos de tu pareja, él no podrá guiarte correctamente, ni marcarte los giros. Las manos deben deslizar como si tuvieran agua y jabón. La aprenderás con la práctica y el tiempo.
  5. Las regañonas: a no pocas mujeres les gusta regañarle a los hombres mientras bailan. Por lo general, el sexo femenino tiene más facilidad para el baile que el masculino, de ahí que las chicas aprendan antes y comiencen a sentir su superioridad bailarina frente al hombre. Lo siguiente es reñirle cuando ella piensa que él no lo hace bien. Y cuando se trata de parejas de novios o cónyuges, la cosa es mucho peor, por aquello de que la confianza da asco. Todos estamos aprendiendo, cada uno a nuestro ritmo y no debemos regañarnos. Nunca.
  6. La maldita pierna izquierda y la derecha atrás: salvo extrañísimas excepciones, la mujer tiene que pasar delante del hombre con la pierna izquierda y echar la derecha atrás en el tiempo 1. Al principio ambas cosas se hacen mal en muchas ocasiones, y aún con muchos años de salsa sobre mis espaldas, mi profesor Antonio me sigue regañando por pasar delante del hombre con la pierna incorrecta. “¿Con qué pierna se pasa delante del hombre? Con la izquierda. ¿Y por qué has pasado con la derecha? No sé. No sé.

La lista podría seguir, cómo no, pero estos son algunos de los fallos que yo más veo.

Autor: Vanesa.

Publicado por

Clases de salsa en Málaga

Clases de salsa cubana en Malaga Curso de bailes latinos en Malaga El precio es de 20 euros al mes. Un dia a la semana, dos horas ese mismo dia. Horario solo de 21a23:00 horas. Deben ir acompañados los menores de 18 y los mayores de 60. Facil aparcamiento en los alrededores. El Consul esta muy bien comunicado y cerca de la autovia. Movil: 6.60.21.00.75 - Antonio http://desalsa.es/