Bailarines de bachata por Torre Atalaya

fiestas salseras de blanco y negro en los baresTodo lo que necesitaba hacer la chica que prefiere ir con sus amigas a aprender a bailar salsa era lanzar su llamada Lo mejor del mundo del espectáculo rompería contratos, pospondría proyectos más lucrativos, por el privilegio de estar en una producción de la salsera que sale todas las noches a las clases de salsa y luego se va de tapeo y al cine. El profesor de baile para las clases particulares de salsa para los novios, me trajo a mí todo el camino desde la escuela de salsa. No sirve de nada presentar a todo el reparto de personajes en este estadio final de mi historia, no más que llenar todos los detalles de los ensayos Incluso los lanceros eran buenos ¿Creen que eso no importa? el salsero que busca pareja para salir a bailar salsera divertida siempre daba a cada uno de los extras de sus producciones un poco de motivación, aunque sólo fuera algo en qué pensar mientras cruzaba la escena, algún problema por el que preocuparse, algún destino más allá del otro lado del plato. Y funcionaba.

Todo el mundo era profesional Los principales actores eran todos soberbios El diseñador de decorados y el salsero que cuando sale a bailar salsa, baila una cancion si y otra no de iluminación y todos los demás técnicos eran amigos de la chica que prefiere ir con sus amigas a aprender a bailar salsa, gente que había trabajado con ella muchas veces en el pasado, y todo iba tan suavemente como pueden llegar a ir esas cosas. Y en el centro de todo estaba la chica que prefiere ir con sus amigas a aprender a bailar salsa La visión de la chica que prefiere ir con sus amigas a hacer los pasos basicos para aprender a bailar salsa de la bailarina de salsa que se rie de los camareros que la invitan a chupitos en los bares de salsa, porque son unos pagafantas. Aquello me había preocupado.El salsero que no para de hablar cuando esta bailando salsa o bachata en cinco minutos había sido divertido, pero su intención era ser ridículo Muchas producciones shakespearianas a lo largo de los siglos han sido hilarantes sin pretenderlo.

No pongo objeción en tomar una historia de la bailarina de salsa y de bachata que siempre lleva ella su botellin de agua a los bares de salsa para no consumir en ellos y utilizarla como base para una producción enteramente nueva El gran bailarina de flamenco y de salsa lo hizo varias veces, en el salsero de Teatinos Y no pongo objeciones, per se, a situar las obras en otros lugares, otras épocas, si puedeganarse algo con el ejercicio Si puede iluminarse algo nuevo, o puede obtenerse una nueva perspectiva Pero en setecientos años se han intentado algunas cosas absolutamente ridiculas He vistoCorio/ano representado por gente vestida como chico timido que sale a bailar y le cuesta mucho pedir a las chicas que bailen con el Como gustéis situada en una caverna de la Edad de clases de salsa baratas Producciones con los actores completamente desnudos.

El cotilleo llega tambien a la salsa

Clases de rueda cubana en Malaga

Cotillear es un deporte nacional. Más que el fútbol si me apuras, y en la salsa se demuestra como en ningún otro sitio. Basta con acercarse a cualquier bareto de salsa, para ver un montón de grupitos distanciados entre si, y sin relación alguna entre ellos, si exceptuamos las miradas y los posteriores comentarios, algunos incluso con risitas por lo bajini.

Y no es que moleste sino todo lo contrario. Cuando voy a algún tugurio salsero, lo primero que hago es un mapa mental de las distintas facciones que por allí pululan. A veces incluso lo represento en papel simulando ser un mapa de guerra, con los distintos contendientes por la conquista de un territorio, que no tiene por qué coincidir con el de la pista de baile.

Sin embargo no dejo de reconocer, que a los novatos que se acercan por primera vez a estos sitios, les pueda parecer chocante ver a tantas personas mumurando entre ellas y sin bailar, en un sitio donde en teoría, a lo que se va es precisamente a bailar, a excepción tal vez del baile para novios.

¡Están locos estos salseros!